Los barcos están hechos para navegar, no para quedarse en puerto

Mar adentro nunca se está seguro, pero los barcos están hechos para navegar no para quedarse amarrados en el puerto. A merced del agua y del viento, los barcos que zarpan asumen la incertidumbre como parte del «navegar». Cualquier situación